El fichaje de Neymar no deja de ser un quebradero de cabeza para el Barcelona