La expedición azulgrana regresa a Barcelona tras su gira asiática