La estrategia también da sus frutos al Barça de Luis Enrique