El discípulo iguala al maestro