Menos mal que había crisis