Los cracks del Barça siempre protagonizan problemas disciplinarios