Una victoria justa pero polémica