La tirantez entre Dani Alves y Bartomeu despeja las dudas sobre su futuro