Piqué: del banquillo, a ser una de las piezas claves para conseguir el triplete