Kaka y Robinho, viejas pesadillas azulgranas