Torres ante su víctima favorita