El Chelsea se crece antes de recibir al Barça