La eliminación más cruel del Barça