El Bayern vuelve a su peor escenario