El Barça sabe de sobra hacer 'manitas'