El Barça está tocado pero no hundido