La cantera del Barça hace méritos en San Francisco para hacerse hueco