El barcelonismo amanece intentando asimilar la recaída de Vilanova