El balón parado, el punto débil del Barça