El andamio de Luis Enrique vuelve a la acción con más cámaras que nunca