Zubizarreta heredó el mejor Barça y se va por la puerta de atrás