Xavi, con la cabeza en el clásico