Xavi, 'la niña del exorcista'