Xavi, toda una vida de culé