Wenger y Cesc, el reencuentro