Vuelve Puyol, el ADN del Barça