Villa, el fichaje de invierno