Villa, la gran duda azulgrana