Valdés, de la sonrisa a las lágrimas