El Barça de Tito suena al de Pep