Tito Vilanova, un hombre de la casa culé