Tito espera continuar la hegemonía culé en el Bernabéu