Ter Stegen tiene una difícil papeleta: hacer olvidar a Víctor Valdés