Tarde para olvidar para el Barcelona