La Roja le pasa factura al Barça