River decidió repartir sobre el campo y el Barcelona no puso la otra mejilla