El Real Madrid y el Valencia buscan la suerte del bombo