Rakitic, el cuarto elemento del Barça