Puyol, entre cuatro y ocho semanas de baja