Puyol reconoce que la salida de Tito fue una noticia “durísima” para el vestuario