Puyol, 47 días después