Puyol se ha roto casi todo por su Barça