El Barcelona quiere alargar la esperanza en su visita a un renacido Zaragoza