Piqué otra vez en el ojo del huracán