El drástico cambio de Piqué le convierte en titular indiscutible para Luis Enrique