Piqué y Puyol, pareja rota