Gerard Piqué, de nuevo pitado por la afición en un partido para olvidar