Vilanova, de la sombra de Guardiola al éxito