'Tito' Vilanova, la sombra de Guardiola para perpetuar el modelo