El poderoso Bayern, máquina perfectamente engrasada y futuro destino de Guardiola